Onychogomphus forcipatus (Linnaeus, 1758)

Onychogomphus forcipatus

Macho.

Libélula de la familia Gomphidae, presente en la mancha conquense. Es la especie más común de su género y de más amplia distribución.

El género Onychogomphus se caracteriza por los llamativos apéndices anales de los machos, más largos que S10 y terminados en una curva que forma una pinza (entre los superiores y los inferiores). Cada especie tiene detalles en los mismos que permite distinguir a los machos.

Es muy similar a O. uncatus, menos común y que no he visto por la zona. O. forcipatus tiene una longitud corporal de hasta 50 mm y una longitud del ala posterior de hasta 30 mm en el macho y 35 en la hembra. Se trata de una especie con marcada variabilidad en su dibujo. Por lo general los ejemplares septentrionales son más oscuros y los meridionales más claros. Esto ha dado lugar a la descripción de distintas formas/razas. En general, podemos decir que tiene los ojos verdosos, la cara amarilla y negra y el vértex negro con una mancha amarilla horizontal. El resto de la coloración sigue un patrón amarillo y negro. Así los laterales del tórax son amarillos con líneas negras sinuosas siguiendo las suturas. Las patas tienen las tibias negras y los fémures negros y amarillos. Las alas son hialinas y con un pterostigma negro y alargado. El triángulo anal de las alas posteriores suele tener 3 celdas. El abdomen es amarillo anillado de negro. Los machos tienen ensanchado el extremo del abdomen y los grandes apéndices anales están claramente curvados (gran angulación) en su extremo formando una pinza.

Costado y cabeza

Macho. Visión lateral de cabeza y tórax.

Tiene un desarrollo lento, de hasta 5 años en algunos casos y una metamorfosis rápida, realizando la muda en aproximadamente una hora.

A %d blogueros les gusta esto: