2 comentarios

Copris hispanus (Linnaeus, 1767)


Copris hispanus hispanus (Linnaeus, 1767)

Actualmente la distribución de los escarabajos estercoleros, en especial la de las especies de mayor tamaño como esta, está viéndose reducida como consecuencia de la modificación de los modos de explotación ganadera y la desaparición en el ámbito rural de asnos, mulas, bueyes y otros mamíferos cuyos excrementos les servían de alimento. Nunca he visto esta especie en la comarca del Záncara, el ejemplar de la foto fue identificado en el Parque Nacional de Cabañeros, donde la población de grandes mamíferos les permite seguir coexistiendo. Es la dehesa el hábitat que mejor parece sostener las poblaciones de estos coprófagos.

Se trata de un escarabajo rechoncho, convexo, de coloración negra brillante. De la cabeza parten dos antenas cortas acabadas en maza de 3 artejos. Al clípeo ancho y aplanado para excavar típico de esta familia le sigue un cuerno en la parte superior de la cabeza. Este cuerno es modesto pero bien aparente en la hembra y grande (enorme en algunos casos) en el macho, que lo tiene claramente incurvado hacia detrás cerca de la punta (no se aprecia en el de la foto que pertenece a la subespecie C. h. hispanicus). Ambos sexos presentan un pronoto muy grande y voluminoso. El pronoto forma una especie de quilla en la zona superior que lo divide en dos partes: una cóncava, en la parte anterior,  hacia delante y otra convexa, en la parte posterior, hacia arriba. Podría decirse que el pronoto adopta la forma de una gran ola que viene a romper en sentido a la cabeza. El abdomen es globoso y los élitros que lo cubren presentan surcos longitudinales. Las tibias del primer par de patas están aserradas y ensanchadas para excavar. Tienen capacidad de volar y lo hacen con relativa frecuencia para buscar alimento, especialmente en el crepúsculo y la noche durante la primavera y el verano. Su vuelo es muy ruidoso, similar al de un abejorro pero bastante más torpe a la hora de “aterrizar”.

Los adultos de esta especie (y en general del género Copris) construyen unas cámaras subterráneas tras excavar un túnel en la tierra; allí almacenan excremento que sirve para el desarrollo de las crías. El macho y la hembra participan conjuntamente en esta tarea que se realiza cerca del lugar donde encuentran los excrementos. Al fondo del túnel excavado, en la cámara, almacenan el excremento que posteriormente dividen en porciones. Sobre cada  porción la hembra deposita un huevo. Mientras el macho finaliza aquí su tarea la hembra permanece cuidando de la puesta. El macho puede permanecer con la hembra en la cámara aunque no participa del cuidado de los huevos (“Fauna ibérica: Coleóptera Scarabaeoidea I”, F. Martín Piera, J. Ignacio Lopez-Colón).

Existe otra especie ibérica de este género (Copris lunaris), que se distingue con relativa facilidad por varios detalles del pronoto y la cabeza.

 

2 comentarios el “Copris hispanus (Linnaeus, 1767)

  1. Me gusta tu blog. Tengo un Scarabaeidae con cuernos de la serrania conquense que no doy con él en Internet.

  2. Me alegro que te guste. Cuando dices “tengo” espero que no te refieras a capturado ya que va contra la filosofía de contacto con la naturaleza de este blog. Si es por foto puedes publicarla en Biodiversidad virtual. com y ellos te la identifican.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: