Calopterygidae


Mosaico (Copiar)

Los Calopterygidae son un grupo de odonatos del suborden Zygoptera, en el que se encuadran en gran medida los conocidos vulgarmente como “caballitos del diablo”. Se trata de insectos de abdomen muy alargado y delgado, de color metálico y marcado dimorfismo sexual, es decir, hay gran diferencia entre el aspecto de machos y hembras. Los machos tienden a ser oscuros, con reflejos azulados o verdes y las alas oscurecidas en menor o mayor extensión. Las hembras, por lo general, son de brillos verdes o marrones y con alas también oscurecidas pero de tonos más claros (ocres). No obstante, hay diferencias notables incluso dentro de la misma especie. Las patas son largas y delgadas, con abundantes y largas cerdas (pelos gruesos). Las alas tienen un aspecto algo redondeado, quizás podríamos decir ovalado, estrechándose hacia la base. Son anchas, están densamente cubiertas por venas (destacando las numerosas venas transversales antenodales, es decir, antes del nodo) y presentan pterostigma en el caso de los machos y pseudopterostigmas en caso de la hembra. Los pseudopterostigmas son manchas pálidas que simulan los pterostigmas pero están poco definidas y cruzadas por venas. No poseen pedúnculo, una estructura alar presente en otros odonatos en los que se sitúa cerca de la base.

Pseudopterostigma

Pseudopterostigma blanco en el ala que indica que se trata de una hembra. Calopteryx virgo.

Densidad venación

En esta imagen, de una hembra de C. virgo, puede apreciarse la gran densidad de la venación alar. El efecto está a su vez aumentado por el solapamiento parcial de las alas.

Habitan siembre junto al agua, bajo la que se desarrollan como larvas. Una vez que han emergido como imagos permanecen unos días relativamente “tranquilos” mientras se produce su maduración sexual. Luego se lanzan con avidez al apareamiento. Los machos defienden ferozmente su territorio, en el que procuran los mejores lugares para realizar las puestas. En el cortejo emplean un vuelo distinto, a veces parece que vuelan a cámara lenta y hacen ostentación de sus alas y las marcas de su abdomen; pues tienen en la cara inferior de los tres últimos segmentos una coloración distinta a la del resto del abdomen. Normalmente se observan juntos ejemplares de ambos sexos pues su periodo de imago es corto y apenas se separan del cauce de agua. El macho no fija a la hembra durante la puesta, tras la cópula, sino que la vigila mientras coloca sus huevos sobre vegetación flotante, previamente perforada con su ovopositor.

En la fauna ibérica solo existen 3 especies descritas en esta familia, las tres dentro del género Calopteryx. Al ser la mancha conquense un área tan escasa en aguas corrientes regulares, no son muy abundantes por esta zona. Los veo poco y las fotos son bastante pobres. No obstante, he observado las tres especies en la zona, en años de precipitación más generosa que han permitido mantener en verano el cauce del río Záncara a su paso por El Provencio.

Las especies descritas en este blog son:

Machos:

Hembras:

Bibliografía adicional a la señalada en página Odonatos:

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: