Agelena labyrinthica (Clerck, 1757)


Mosaico

Una de las dos especies del género Agelena citadas en la fauna ibérica, perteneciente a la familia Agelenidae.

Se trata de una araña común y con una telaraña muy llamativa. Construye una lámina de seda horizontal, muy tupida, a ras de suelo o a poca altura entre los arbustos. Esta lámina se sostiene anclándose a la vegetación de alrededor y presenta algunos hilos verticales. En uno de sus extremos, normalmente en la parte más oculta, forma un embudo. En el interior del mismo, bien resguardada, permanece la araña esperando que la vibración de la seda le indique la caída de alguna presa. Las telas son blancas y se aprecian muy bien desde lejos si están expuestas. Muy comunes entre matorrales pequeños y tupidos.

La araña adulta tiene un tamaño de 10-14 mm en el caso de las hembras y 8-12 mm en los machos. Las hembras adultas antes de hacer la puesta tienen un aspecto robusto, reforzado por su tamaño. El prosoma presenta dos bandas longitudinales oscuras, una a cada lado de la línea media. Dichas bandas son rojizas en ejemplares jóvenes y marrones oscuras en adultos; se estrechan hacia los ojos. Entre ambas hay una banda ancha longitudinal de tono pajizo. De nuevo, lateralmente a las bandas rojizas, el prosoma es pajizo. El opistosoma suele mostrar una mancha cardíaca pajiza y de bordes difusos, que a menudo se continúa hacia el extremo posterior con pares de semibandas diagonales de tonos claros, adoptando el dibujo de una raspa de pescado. Sobre las mismas aparece, longitudinalmente, una banda oscura a cada lado de la línea media. Estas dos líneas oscuras del dorso del opistosoma tienden a estrecharse y difuminarse a medida que se acercan a las hileras. Las líneas claras que dibujan la “raspa de pescado” suelen comenzar como un par de puntos blancos al inicio del opistosoma; un punto a cada lado de la mancha cardíaca. Todo ello sobre una base parda. El artejo apical de las hileras posteriores es al menos tan largo como el artejo basal.

Copula Agelena sp.

Cópula de Agelena. Se observa al macho bombeando el esperma de uno de sus palpos en la abertura genital de la hembra mientras esta permanece “tumbada” e inmóvil. 

El apareamiento se produce en medio del verano. Es largo y el macho “tumba” a la hembra mientras introduce el esperma de sus palpos en su cavidad genital. Todo ello mientras la hembra permanece en una especie de letargo. Cuando finaliza, si no es rápido, el macho será capturado y devorado por la hembra.  La hembra construye el nido con la puesta donde antes permanecía oculta a la espera de sus presas: en el fondo del embudo de la tela.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: