Curculio elephas (Gyllenhal, 1836)


curculio elephas (Copiar)

Curculio cf elephas. Imago

Existen varias especies del género Curculio, entre las que se encuentra Curculio elephas, indistinguibles a simple vista.

Mide 6-9 mm de longitud. El color de su cutícula es pardo rojizo, pero está tan densamente poblada por pequeñas escamas claras, a modo de pelos, que el color general del gorgojo es claro, con un cierto brillo verdoso. Llama la atención la longitud de su rostrum. Éste es la única parte sin escamas claras, y tiene un color rojizo oscuro. Es mucho más largo en la hembra que en el macho, llegando en ésta a alcanzar aproximadamente la longitud del cuerpo. Las antenas son relativamente largas. Todos los fémures están engrosados y en el caso de los fémures del tercer par de patas, además están fuertemente dentados.

Presenta una generación anual cuyo ciclo biológico está vinculado a la bellota (Quercus sp) y las castañas (Castanea sp.). La hembra, tras perforar la bellota con su peculiar rostrum, deposita 1-4 huevos en su interior. La larva crece alimentándose dentro del fruto durante 35-40 días, aunque este periodo puede reducirse hasta 15 días en algunos casos. Cuando finaliza su crecimiento, perfora la bellota para salir, se tira al suelo para enterrarse y pasa enterrada el invierno protegida por una especie de celdilla de tierra aglutinada que construye a su alrededor. Pupa al inicio del verano siguiente para emerger como adulto e iniciar un nuevo ciclo. En muchos casos permanece en diapausa que se puede prolongar hasta 4 años. Entre los parásitos de la larva destacan algunos himenópteros bracónidos e ichneumónidos.

larva

Larva de Curculio sp.

Bibliografía:

A %d blogueros les gusta esto: