Ergates faber (Linnaeus, 1791)


c (Copiar).JPG

Hembra de Ergates faber

Este colosal cerambícido es el miembro más grande de la familia en Europa. Puede alcanzar los 60 mm aunque algunos individuos apenas alcanzan los 25 mm. El ejemplar de la imagen es una hembra de 53 mm.

Existe un gran dimorfismo sexual en esta especie. La longitud de las antenas de los machos es ligeramente superior a la de su cuerpo mientras que en las hembras es de aproximadamente la mitad de la longitud del mismo. Los machos presentan una coloración más clara, con tonos pardo-rojizos oscuros. Ademas tienen dos placas deprimidas de forma triangular en el centro del pronoto. Las hembras son más oscuras, marrón muy oscuro, con un pronoto con relieve, muy rugoso que, además, presenta unas espinas en cada uno de los bordes. Los machos tienen los fémures de las patas anteriores más largos y robustos que los de las otras patas, algo que apenas se nota en las hembras. La parte ventral de ambos sexos muestra una pilosidad anaranjada más visible en la parte torácica. Tienen unas formidables mandíbulas.

Tienen un ciclo vital de al menos 3 años. Las larvas se alimentan de madera muerta de coníferas (por aquí predomina el Pinus pinea). Salen en forma de adultos formando un agujero elíptico. Son de hábitos nocturnos. El ejemplar de la imagen fue fotografiado una noche del mes de agosto en El Provencio (Cuenca).

A %d blogueros les gusta esto: