Hoplomachus thunbergii (Fallén, 1807)


hoplomachus thunbergii

Mírido que solo he visto una vez, fue en Puertollano (Ciudad Real).

Llama la atención la pilosidad con la que está cubierta toda la superficie superior del cuerpo. También la llaman los ojos, grandes y de colores llamativos, rojos o blanquecinos. Su coloración es muy variable, hay ejemplares blanquecinos, otros pardo anaranjados y otros verdosos. Todos ellos tienen el escudete dividido en una parte anterior y otra posterior por una delgada línea transversal oscura, si bien, como ocurre con el resto de partes del cuerpo, su color es muy variado. La membrana es oscura con la venación clara.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: